jueves, 23 de febrero de 2012

LA BOFETADA



Y castiga sin postre al gigante. Colorín colorado,- añado cerrando el libro- este cuento se ha acabado.

- Mami, no se dice así. Se dice: colorín colorita, buenas noches, nietecita –me explica mi hija abrazada a su oso.

-Anda, la listilla ─le susurro al oído – eso si lo cuenta la abuela. Pero, ¿ y si soy yo la que te lo cuenta, qué?

-Mami, tú nunca me los cuentas. Siempre estás en el trabajo o ¿ es que no te acuerdas?.

2 comentarios:

  1. Muy bonito y muy intenso, CARMEN (...); pero, en mi opinión, si le suprimieras las últimas siete palabras ganaría en fuerza. El lector es lo suficientemente listo para interpretar él solito la situación.
    Me imagino que, aunque desde que empezaste esta aventura has gastado ya varias ,,,,,, de mi depósito, todavía te quedará alguna en la reserva. Ja, ja, ja.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Miguel!!! jaja, sí lo de las comas sigue sin ser mi fuerte... lo corregiré, te lo prometo ;)
    Gracias por el comentario; sí, también creo que es un micro al que le sobra algo para tener rapidez y contundencia. Puede que sean esas siete palabras; tengo que darle algunas vueltas más.
    Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar