domingo, 18 de marzo de 2012

Relato dominical

Buenas noches:
Antes de irse a la cama, un micro que trata de remover, escalofriar y/o zarandear un poco al lector.
Y cómo no, deseo, a pesar de todos estos ingredientes, que os guste (y de paso, al jurado de la Cadena Ser).
Besos y abrazos variados para que terminéis con una sonrisa, el fin de semana.



Costumbres
Aquella tarde papá regresó a la tumba entristecido y diciendo palabrotas, como cuando volvía del bar a casa.
Acabó gritándonos eso de que saliésemos de nuestro escondrijo o sería muchísimo peor.
Aquella tarde mamá volvió a susurrarme que no llorase y que no nos pasaría nada allí dentro.
Pero esa tarde volví a tener miedo mientras papá rompía nuestra lápida con una piedra.

8 comentarios:

  1. lA VERDAD ES QUE ESTÁ ESTUPENDO CARMELILLA.
    FELICIDADES.
    (Lamento no entrar más en tu blog (y en los demás)porque están guays, ains, este tiempo...)

    ResponderEliminar
  2. Peñita!! como tienes tan poco tiempo, te agradezco mucho el que me has regalado!!
    Besos, mil!!!

    ResponderEliminar
  3. Campanilla...
    aunque yo ya te comenté por ahí, te lo digo de nuevo porque te escribí desde el móvil y es una lata alargarse. No me pasa a menudo, Carmen, de vez en cuando, el texto de algún amigo o amiga me da "envidia de autor". Contigo, me pasó con tu carta de desamor y también con este micro, en ambos casos me gustaría haberlos escrito yo... Qué más te puedo decir, corazón ;-)

    ResponderEliminar
  4. Nada más, es cierto, Rocío. Con esto ya te tengo para una temporada larguísima.
    Gracias, y por favor, no trabajes tanto!
    Besiños.

    ResponderEliminar
  5. Es un micro muy bueno, Carmen.
    Me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  6. Hola Luis! muchas gracias por tu opinión; sabes que a mí vuestros comentarios me hacen sonreír y me ayudan a escribir cada día más derecho, sin irme pá los lados. Gracias de verdad y un beso enorme.

    ResponderEliminar