sábado, 28 de abril de 2012

El blog

Alguien me preguntó ayer si se me había muerto el blog, porque desde hacía varios días -o incluso un par de semanas- no publicaba nada. 
Vaya si esto me ha dado que pensar; ya lo creo.
 Hoy en día, con esto de ir colgando por el inmenso espacio cibernético anécdotas,pensamientos, reflexiones, retazos de realidad o ficción como si se tratase de la colada en un patio de vecinos, si ya no hay ropa tendida,  las alarmas saltan: o no estás, o te has ido de vacaciones o a lo peor te has muerto. 
Nada más lejos de la realidad.
Cuidado con considerar que un blog es una tarea obligatoria.
Cuidado con cargar demasiado la mochila en la espalda de cada uno con obligaciones que nunca deben ser tales; lo más probable es que terminemos en el suelo dándonos un buen morrazo.

6 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo.

    A mí, por desgracia, más de una vez me ha pasado eso que cuentas de que sientes que es una obligación el tener actualizados los blogs.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no dejemos que eso nos pese en la mochila, Miguel: sería una pena perder la naturalidad en nuestros blogs, en nuestros rincones. Yo creo que sería algo tan incómodo como tener que llevar siempre los zapatos puestos en casa, en lugar de andar descalzos o como nos diese la gana ;)
      Besos y gracias por acercarte hasta mi lareira.

      Eliminar
  2. Bueno Carmen, has ido a sacar un tema con el que estoy de acuerdo y mucha gente que a lo mejor no lo reconoce en público en privado sí lo hace.
    Yo lo reconozco en público en privado: tardé mucho en decidirme a abrirlo y reconozco que tiene cosas buenas (ahora con el libro pues es una manera de colgar información sobre él) pero creo que produce lo que yo llamo " sensación de rendimiento", es decir que hay que publicar todos o casi todos los días o una vez en semana al menos. Y si no es como si fuera a quedarse como esos objetos de los desvanes y las buhardillas guardando polvo.... y las visitas bajan y uno se pone nervioso.
    Hay gente a la que le ha servido y le sirve para escribir más y mejor, a mí no. Cuando voy a mi aire sin obligaciones escribo mucho más y con más ganas que cuando me obligo a colgar algo por narices. No sé será porque ya tiene una suficientes presiones en el trabajo, en casa y demás como para cargarse con otra que además se supone que es por gusto, que es algo placentero.
    Es por ello que después de probar la primera vez y sentirme agobiada y luego probar a publicar una vez en semana y sentirme también agobiada decidí no solo que publicaría cuando tuviera algo que contar sino que publicaría sobre lo que me diera la gana, no solo microrrelatos sino opiniones, sobre música, sobre películas....lo que sea . Y me siento la mar de bien oiga. Creo que convertir el blog en otra especie de trabajo es un error, por lo menos para espíritus como el mío.
    Un abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosana, guapa! suscribo todo lo que has dicho. Dejemos que nuestros blogs sean una extensión de nuestros pensamientos, gustos e inquietudes. Al que le guste, que nos lea y disfrute con nosotros, y al/ alos que no, pues que se vayan de visita a otros rincones, siempre encontrarán alguno que coincida con sus inquietudes; no nos olvidemos que "siempre ha habido un roto para un descosido" ;D
      Besos, Reina, nos leemos!

      Eliminar
  3. Que los hobbies no se conviertan en obligaciones, por favor...

    ResponderEliminar
  4. Sin favor, sin favor, Osmar!! y si lo hacemos, que nos den un buen tirón de orejas!
    Besos a ti también y gracias por venir hasta mi casa a leerme.
    Bicos!

    ResponderEliminar