martes, 8 de mayo de 2012

No debemos olvidar que los niñ@s buscan su propia respuesta a lo que no entienden o a lo que les queda demasiado grande. Y no dejan de buscarla hasta que creen haberla encontrado.




Lógica infantil

Ese maravilloso viaje que le habían prometido  tantas veces, y del que ahora ya nunca hablaban, lo habían hecho sin él;  tenía que ser eso. En aquellas fotos que acababa de encontrar por casualidad en el cajón de la sala, aparecía todo: papá, mamá, el hotel, las palmeras, los batidos y la piscina.
      Se le dibujó una sonrisa enorme bajo las pecas mientras cogía la pelota para irse a jugar al jardín: ahora ya entendía porqué estaban tan callados cuando estaban los tres juntos y porqué mamá lloraba a veces en la cocina y nunca quería contarle qué estaba pasando.

2 comentarios:

  1. Qué bonito! Me encanta y me da muchísima pena, la sonrisa que se le dibuja en la cara cuando, en realidad, no son buenas noticias ni tiene motivos para alegrarse... dibujas un escenario de familia que se resquebraja, nos proporcionas la imagen de una ruptura desde la perspectiva de un niño pero nosotros, como adultos, somos los que captamos la dimension de lo que tú nos sugieres con pocas y muy intensas imagenes. Precioso

    ResponderEliminar
  2. Osmar!! empieza a ser una magnífica costumbre el leerte en mi rincón!!
    Me alegro que te guste, aunque el tema en sí, por desgracia, se produce con demasiada frecuencia: los adultos no decimos, no explicamos o no contamos por miedo a hacerles más daño, sin darnos cuenta de que ellos buscarán sus propias respuestas, y lo peor es que las que discurren suelen ir encaminadas a culparse a sí mismos.
    Ojalá tengamos más presente este tipo de cosas y actuemos en consecuencia.
    De cualquier forma, gracias por leerme!
    Bicos!

    ResponderEliminar