sábado, 11 de agosto de 2012

Este verano





Las personas que me conocen, han dejado de verme con mi libreta y mi bolígrafo emborronando papeles. Creen que la inspiración me ha abandonado o algo así -aseguran  mientras se tumban al sol o rechupetean las cabezas de los langostinos en el chiringuito.
Que nadie se confíe. Cuidado. 
Sin que lo sepan, me dedico a espiarlos. En mi cabeza estoy acumulando sus frases, comentarios banales o gestos delatores: mientras se pasean por la playa, montan  en bicicleta o inocentemente se entretienen cotilleando de los de al lado. Y todo me sirve.
Mis ojos -con un afán incansable-rastrean lo que su boca no cuenta, lo que sus manos esconden y lo que su alma grita -aunque intenten silenciarlo-.
Pronto se convertirán en historias.


2 comentarios:

  1. Si, es cierto, con boligráfo o sin él, todo queda en la cabeza y al final... sale.
    No bstante, mientras miras y escuchas, cómete también tu un langostino o una racioncita de paella.
    Buen verano y que te cunda!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luisa!!y sí, lo del marisquito o lo de la paella siempre es una opción fantástica e inspiradora ;)
      Besos y mil gracias por visitar mi rincón!

      Eliminar