miércoles, 31 de octubre de 2012



(imagen tomada de la red)
Efectos secundarios


Mañana jueves, en la Posada Indiana, habrá un concierto en directo de Gustavo Almeida. 
Por primera vez, llevaré a mi niño conmigo.
Llevo demasiado tiempo esperando a que se hiciese mayor para acompañarme.
Era la única forma de que así yo pudiese ir.
En ocasiones fue desesperante.
En otras más llevadero.
Pero nunca perdí la esperanza:.
La paciencia fue mi aliada.
La paciencia y el creceplantas que le echaba en el Colacao:
Cada mañana.
Cada tarde.
Cada noche.
Aquello prometía acelerar el proceso.
Y vaya si lo aceleró.
Sin apenas efectos secundarios.
Así que allí estaremos.
Mañana. 
A las nueve y media.
Yo con mi sonrisa de satisfacción y él con sus botas de estreno.
Las negras de cordones.
Las que le permiten correr con facilidad.
Las que le ocultan las raíces que tiene por pies.



2 comentarios: