miércoles, 30 de enero de 2013



Cuarenta y dos

-Profe Carmen, ¿y tú cuántos años tienes?-me pregunta Álvaro, que tiene tres  y una curiosidad insaciable.
-¿Yo?, pues tengo cuarenta y dos- le contesto sentándome en una silla a su lado.
-¡Hala, ese número no existe!- me suelta partido de la risa.
-¿Cómo que no existe el número cuarenta y dos?-pregunto a medio camino entre la risa y la vergüenza.
-Bueno, sí que existe –añade tras pensárselo unos segundos- :existe para la compra  del Mercadona o para las botas que mi mamá se compró el otro día, pero no para los años- sentencia Álvaro, dejándome,ahora sí y definitivamente, atascada en el lado de la vergüenza.



2 comentarios:

  1. ¡Qué bueno! Me parto de risa. Si le llego a decir mi edad dice que el número solo existe para el producto interior bruto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro!
      Siempre una alegría tenerte por aquí,aunque exageres ;))))
      Besos y que nos leamos pronto de nuevo.
      Muacs!

      Eliminar