martes, 5 de febrero de 2013


Buenas tardes: otro micro de esos que a mi hermano mayor le preocupan y le horrorizan a partes iguales: "hermanita, no escribas cosas tan retorcidamente perturbadoras"- me pide cada vez que nos vemos para comer en familia.
Ya me gustaría poder complacerle, pero no me resulta nada fácil:: los niñ@s malvados de mis relatos están ahí, agazapados en los rincones oscuros de mi cerebro y fuera del control de mis emociones más dulces, esperando la oportunidad de asaltar párrafos y destripar historias. Así que poca culpa tengo yo en todo 
esto ;)
Os dejo el micro a vuestra disposición.Que os aproveche.
Besos y abrazos variados.




La maqueta

-Lleva horas durmiendo en su cunita como un ángel; será mejor que lo despiertes, Alfredo. Esta noche no va a haber quien lo duerma- nos interrumpe mamá a papá y a mí mientras intentamos acabar la maqueta del avión de combate.
Papá primero me mira y luego –como siempre- me promete que ya habrá más tardes para terminarlo y me pide que guarde las piezas que nos faltan dentro de la caja.
Lo veo irse pero no pienso recoger; volverá en un rato. A Pablito aún le quedan unas horas: la abuela, con menos gotas, ronca toda la noche; y en el biberón de mi hermano, por si acaso, yo he puesto el doble. 

2 comentarios:

  1. Tu hermano podrá decir lo que quiera, Carmen, pero a mi me parece muy, muy bueno.

    Humor y maldad amalgamados en pocas (¿menos de cien?) palabras.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches, Pedro; tus visitas se están convirtiendo en toda una delicia ;D
    Me alegro que te haya gustado, aunque a estas horas ya puedo asegurarte que no ha sido seleccionado para estar mañana en antena en Rec.
    Otra vez será; mientras, a seguir escribiendo y disfrutando.
    Besos y más besos.

    ResponderEliminar