domingo, 10 de febrero de 2013

"El leve crujir de la viga de la que cuelga su padre". Vaya frasecita de inicio de microrrelato nos han dejado los de la Ser esta semana para tratar de componer un texto de menos de cien palabras. Vaya tela por cortar sin hacer sangre ;D
Ya tengo mi propuesta lista.
 No es un texto fácil de digerir, si soy sincera, pero para endulzarlo un poco, os tengo recién salido del horno, un bizcocho de esos míos y un chocolate caliente ;)  
Pasad, sentaos cerca del fuego y servíos.
Me alegro mucho de volver a sentiros en mi lareira. Gracias inmensas.


Infancia rota 

El leve crujir de la viga de la que cuelga su padre, la puerta abierta, los pasos que le han llevado hasta allí, la pelota que ha roto el cristal, el balón nuevo de cuero, el deseo concedido, las velas que se apagan, la tarta, la sorpresa, la oscuridad y la nada. No queda nada. Nada.

2 comentarios:

  1. Un micro desgarrador, Carmen. Brutal en su elisión, en esa parte de la historia que queda soterrada en los silencios. Con unoulso narrativo similar al tic-tac de un reloj patibulario ,

    Excelente. No me sorprendería oírte en antena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Los comentarios generosos siempre me han sentado de maravilla, Pedro ;D , pero a estas horas ya puedo adelantarte que mañana no estaré en la SER ;P
    No pasa nada; soy de las que piensa que somos unos auténticos afortunados por tener, semana a semana, un nuevo micro horneado y dispuesto a concursar.Además, al final y casi en paralelo a Rec, nos vamos conformando como una familia microrrelatista entretejida a golpe de no-seleccionados, de lo más interesante, ¿verdad?
    Así que continuaré tecleando y conformando nuevas historias con las que te tendré, a ti y a otr@s, visitándome en mi lareira (y eso me encanta ;)))
    Buenas noches, Pedro y muchas gracias por quedarte cerca de mi chimenea.
    Muacs!

    ResponderEliminar