domingo, 17 de marzo de 2013

Un nuevo micro que habla de la dualidad y un nuevo intento para Rec


dualidad.

(Del lat. dualĭtas, -ātis).

 Existencia de dos caracteres o fenómenos distintos en una misma persona o en un mismo estado de cosas.



No son pocas las ocasiones en las que me he sentido dos voces dentro de mi propio cascarón; dos caracteres que pujan por imponerse: la Carmen dulce a la cortante, la sensible a la insensible, la crítica a la permisiva, la torpe a la intrépida, la que sufre por mucho a la que se duele por casi nada... 


Ese micro hace un guiño a esa dualidad con un toque de fantasía y además quiero tratar de llamar la atención del lect@r: no deseo  acostumbrarme a leer ni a ser leída en historias planas, de ésas que sólo se limitan a pasear los ojos del que lee de derecha a izquierda y viceversa por la página del texto. A mí me gusta que me estremezcan, que me asusten, que me hagan reír, llorar  o lo que sea cuando leo una buena historia. Ojalá yo consiga el mismo efecto en l@s demás al ser leída. Ésa sí es una de mis metas. ;))

Ahí os lo dejo, en esta tarde en la Galicia de mi alma en la que se nos ha regalado un sol enorme. Nos hacía falta, ya te digo. Yo he salido a por mi ración y ya he vuelto, así que el resto de lo que quede de domingo, estaré en mi lareira, jugando a fabricar nuevas historias y esperando a que vengáis a visitarme.


Os recibiré con abrazos. Lo prometo.


Que disfrutéis de un buen final de día.

Muacs!



Dualidad

−No sé, murmura Manuela compungida frente al mostrador. La receta es para hacer con pollo.

− Señora, le repito que no queda pollo. ¿Y si prueba con algo de lo que le he recomendado? con cuarto quilo de cerdo o de ternera, el guiso le saldrá igual de rico.
  
 −Pero la receta es con pollo; necesito que sea pollo –insiste Manuela, nerviosa al ver que su propio pie ha comenzado a taconear irritado −. 

−Mire, −decide el carnicero−  atiendo al siguiente y mientras, se lo piensa, ¿vale?

−Vale −susurra Manuela asustadísima al notar ahora cómo sus labios, furiosos, comienzan a silabear:  po-llo. Cuar- to-qui-lo. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario