viernes, 26 de abril de 2013

No fue suficiente

Creí que nos amaríamos para siempre. Mi universo era él. Con él. Envuelta en él.
-Una maceta y un colchón nos bastan, amor- me repetía incansable. Llenándome de besos. A la luz de cada amanecer.
Me creía a salvo. Me soñaba eterna.

Ni siquiera el par de estrellas que guardábamos por si no salía el sol fue suficiente.
Nos quedamos a oscuras.









2 comentarios:

  1. ¡Cómo duelen los finales!

    Estupenda pieza, Carmen.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que tristeza en tan pocas palabras ,muy bueno

    ResponderEliminar