viernes, 31 de mayo de 2013

Microrrelato






Un micro que ha levantado el vuelo tras pulirlo un poco más. Ya veremos si encuentra algún destino; por ahora va camino del programa de Rosa Gil en Radio Nacional. Ya os avisaré si es que le hacen un hueco allí ;)
 Y si no, no pasa nada: siempre podrá volver a casa. 
Cuidaos mucho. Y que os achuchen más.
Feliz tarde.









Por si acaso

Con la mano derecha en el bolsillo, el cabo Smith trataba de repartir 
– diestro y borracho− las cartas con la izquierda.
 “A mí una bomba lapa no me va a dejar sin póker “ , parloteaba espantando  temores y reflotando nuestras carcajadas hasta la medianoche: entonces era cuando se iba a su camastro, tambaleándose y con lo que quedaba de whisky en la botella.
El resto también intentábamos dormir, mucho más borrachos, algo más soldados. 
Pero se oía llorar a alguien: cada noche podíamos escucharlo, ahogando sollozos bajo la manta. Hubo quien aseguró que era Smith.

Nadie se atrevió nunca a comprobarlo.


2 comentarios:

  1. Es muy bueno, Carmen. Ojalá encuentre su Wonderland.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Pedro. No lo encontró, pero sigue aleteando para ver si encuentra un refugio ;)))
    Como tantas veces, todo un lujo tenerte en mi lareira.
    Muacs!

    ResponderEliminar