lunes, 28 de octubre de 2013


Ambos


Tú te sentaste, al borde del camino, retrasando tu marcha para esperarme.
Yo recordé que me habías jurado que volverías a por mí  y me abandoné sobre guijarros y tierra seca, esperándote.
Y ambos permanecimos, desprovistos de rumbo, escudriñando el horizonte. 

4 comentarios:

  1. En un instante entre el aquí y el ahora.
    Muy lindo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mucho tiempo que pase, entre el aquí y el ahora, o -como dice un sabio que me visita a menudo- entre nunca y quien sabe, hay que ver lo que disfruto con las nuevas caras que se acercan a mi lareira.
      Gracias, Ana ;)
      Besos de bienvenida. No tardes en volver.

      Eliminar
  2. Creo q el orgullo tirne las mismas consecuencias.
    Precioso, como no..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida anónima tan cercana a mi: sí, el orgullo también es esencia en esa espera.
      Gracias, Vicky.
      Muacs!

      Eliminar