lunes, 28 de octubre de 2013

LA GRIETA

¡Mírala; dijiste que no era nada! –le grita ella desde el otro lado, señalando la grieta que acaba de dividir en dos el islote, separándolos.
Hay  lágrimas en su cara. Él puede verlas brillando bajo la luz del  sol.  
Sí. La grieta es inmensa
Nota algo rozándole los pies descalzos.
El viento arrastra con furia un “qué vamos a hacer ahora” de ella.
 Una pequeña planta, de hojas minúsculas y tallo frágil. Algo resecas, pero aún suaves al tacto.Necesita agua –murmura incorporándose preocupado-. 
En el viento agoniza el eco de un “ yo te quiero” –mientras él se aleja. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario