jueves, 10 de octubre de 2013

Mudanza



















No entiendo cómo pude estar tantos años sin decidirme a dar el paso:
la luna, reflejada en la ventana del edificio de enfrente, decididamente, no era luna. No era nada. 
Tampoco yo.

Ahora, lo somos ambas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario