sábado, 5 de octubre de 2013

Princesa de cuento
Foto: Jugando con la tableta
Imagen: http://tintica.blogspot.com.es/



-Erase una vez  un hombre que amaba desesperadamente…- me cantaba desde aquella esquina en el metro. Sólo a mí. Yo era la elegida. Había mucha gente, pero yo era su princesa. Cada tarde. Sólo a mí.
Luego me engullía el mugriento vagón y seguía escuchándolo. Los demás no podían. Era clarísimo. Por siempre juntos. Y me rescataría. En su caballo con alas.
Pero apareció ella. Con sus tacones y esos ojos de hechicera. Mirándolo desde el andén.  Deseándolo. Podía escucharla murmurando conjuros.

Ahora la espero. En el portal de su escondrijo. 
Nada podrá arrebatármelo. Ni siquiera una maldita bruja.

2 comentarios:

  1. No pude oir el programa, Carmen, por lo que ignoro qué suerte has corrido con esta pieza.

    Me gusta el tono opaco del micro, así como la tensión narrativa. Puesto a ponerme quisquilloso en extremo, yo lo hubiese dejado en "Murmurando conjuros" y así dejar en manos del lector la cocreación del cierre.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes, Pedro.
    Este texto participa esta semana, el martes podré anticiparte si saldré en las ondas ésas que tanta alegría nos dan de cuando en vez ;))
    Gracias por ser quisquilloso:tu buen hacer en esto de las palabras es siempre una enseñanza valiosísima; lejíisimos de importunar, a mí, sólo me ayuda.
    Sí, creo que le voy a dar un pulido al micro, dejando algo más abierto e inquietante al final. Todo un acierto el aconsejármelo.
    Un abrazo enorme y mil gracias otra vez.

    ResponderEliminar