martes, 11 de febrero de 2014





Antes



Antes de que me destroces el corazón, ya me lo he sacado yo. Te lo he dejado sobre la mesa, en la cocina. Y no corras, hace rato que dejó de arder .









2 comentarios:

  1. Triste historia!!! Quizá nunca ardió!!!
    Lo mejor son los corazones fríos e incombustibles; no arden , no sienten , no sufren , están vacíos ... aunque lo peor es para aquellos otros corazones que se los encuentran en algún momento y no saben distinguirlos a tiempo, porque son nocivos , tóxicos , y provocan dolor...deberían estar identificados como peligrosos.

    ResponderEliminar
  2. Humm... qué visión tan dura...
    Para mí cualquier corazón que palpita frente a otro lleva un mensaje, un aprendizaje. Y esa lectura va en ambas direcciones. A veces, el dolor impide la lectura. Pero está ahí.
    De cualquier forma, gracias por tu comentario. Siempre agradezco las visitas, ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar