miércoles, 5 de marzo de 2014






Caza de brujas

-Te amo más de lo que imaginas…- me cantaba desde aquella esquina en el metro. Sólo a mí. Yo era la elegida. Porque había mucha gente, pero yo era su princesa. Cada tarde. Con su guitarra. Sólo a mí.

Luego me engullía el mugriento vagón y seguía escuchándolo. Los demás no podían. Era clarísimo: por siempre juntos. Y me rescataría. En su caballo con alas.

Entonces apareció ella. Con sus tacones y esos ojos de hechicera. Mirándolo desde el andén.  Deseándolo. Podía escucharla murmurando conjuros.

Pero no podrá arrebatármelo. Por eso la espero. Ahora. En el portal de su escondrijo.


Para escucharlo:
http://youtu.be/e5FmKa-l3-Y





No hay comentarios:

Publicar un comentario