domingo, 9 de marzo de 2014






Cuando el amanecer se ciñe como un guante al palpitar del pecho, es dificilísimo dejar de sonreír.





No hay comentarios:

Publicar un comentario