domingo, 23 de marzo de 2014






Cuando la piel se alborota sin ni siquiera rozarse.
Cuando tocas el cielo acariciando tan sólo sus manos...percibes que ya no necesitas, por ese instante, absolutamente, nada más.





No hay comentarios:

Publicar un comentario