domingo, 6 de abril de 2014






El destino se cansó de esperar a que nos decidiéramos. Por eso se encargó él mismo de rozarnos. 

Nunca imaginé tanta luz.






2 comentarios: