sábado, 12 de abril de 2014






http://www.mierswa-kluska.de/







 BÚSQUEDA


 Mis manos no recordaban cómo volar
y las tuyas enlazaban notas en el viento
llenándolo de cometas.

Me acerqué,
las rocé,
tú sonreías.

Mis manos no recordaban cómo volar
y yo me refugié en la armonía de las tuyas
buscando también ahí -por qué no-.

Mis manos no recordaban cómo volar.
Eso era antes.

Ahora, ahí, tan dentro, mis manos aletean bailando
dibujando olas, letras y sueños.

Y cuando no,
salgo, te beso, sonrío y vuelo.








No hay comentarios:

Publicar un comentario