martes, 8 de abril de 2014






INEFABLE



 Enredando nuestras bocas, nos regalamos versos impronunciables. 
Los demás creerán que tan sólo nos besamos. 










No hay comentarios:

Publicar un comentario