viernes, 30 de mayo de 2014








Yo sostuve tus latidos 
y tú me respiraste
en ese instante de tiempo 
al que
-como lo que sucedió entre nosotros- 
ni siquiera supimos ponerle nombre.













No hay comentarios:

Publicar un comentario