viernes, 6 de junio de 2014








A veces
me pregunto si el problema no habrá sido
que yo soy demasiado Loba
y tú excesivamente Caperucito.







No hay comentarios:

Publicar un comentario