martes, 24 de junio de 2014







Sabemos que se acerca la despedida, 
por eso, los días, se llenan de instantes raros,
de penas no solubles
de hormigas furiosas mordiéndonos la boca del estómago.

Sabemos que se acerca la despedida,
Y todo nos duele
y nada nos gusta
y muy poco nos entretiene.

Sabemos que se acerca la despedida
y avanza sin tregua algo que se enmaraña en la boca
nos seca la garganta
y nos entristece la forma de mirarlo todo
-y ya no vemos horizonte al que anclarnos-.

Sabemos que se acerca la despedida
y ni entendemos de qué va todo esto
ni porqué en ocasiones
nos tragamos
nosotros mismos
la solución al crucigrama.






No hay comentarios:

Publicar un comentario