martes, 19 de agosto de 2014








AHORA
QUE ERA INMUNE,
INMPERMEABLE
A CUALQUIER ROCE AJENO,
APARECIÓ TU SONRISA.

A SOTAVENTO, A DESTIEMPO
Y SE COLÓ 
POR UNA RENDIJA, 
LA ÚNICA QUE QUEDABA EN MI PIEL,

Y POR ELLA SUBISTE POLIZÓN 
ALCANZANDO
LA PUERTA FALSA DE MI MIRADA
DONDE NO HABÍA VIGÍA
NI CENTINELA.

AHORA QUE ERA INMUNE,
YA NO VEO MÁS QUE SONRISAS
DESDE LA TUYA
QUE YA ES LA MÍA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario