viernes, 8 de agosto de 2014






Tú y yo
al encontrarnos
fuimos un enero
un febrero
y un marzo
de los que anticipan la luz de la primavera
y el calor de un verano.
Un extraño cambio en el clima. 
Inesperado. 
Desconcertante.
Y nos crecieron flores en la piel
Y frutos en la forma de mirarnos
Y cielos de caricias 
Ausentes de estación.
Tú y yo, al encontrarnos
Quisimos romperle el molde 
A la palabra invierno.
Quién sabe si fuimos capaces de lograrlo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario