jueves, 20 de noviembre de 2014








Estrategia

Lo dijo muchas veces.
Tantas, que al final consiguió lo que necesitaba: un corazón sin alambrada. Desprotegido.
Entonces lanzó su ataque.






No hay comentarios:

Publicar un comentario