viernes, 21 de noviembre de 2014






Que sea como sea
pero que sepa de creatividad, del tiempo que corre veloz cuando te enciendes con esa pasión que lo envuelve todo y lo adorna.

Que no quiera castigarte diciéndote que es que te echa de menos.

Que sepa de manos que corren veloces buscando letras, melodías y latidos. que entienda de la sed que siempre está ahí y que devora relojes, presencias y ausencias que en realidad no lo son.

Que no llame locura a lo que no es capaz de entender. Ni sentir.

Que llore, ría o tiemble a tu lado o contigo cuando te vea gritar de entusiasmo al encontrar la palabra adecuada a un final, un comienzo o a un verso que llevaba demasiado tiempo huérfano de otros.


Y si no, que no sea. 
Porque ahí, tú tampoco vas a lograr ser.





No hay comentarios:

Publicar un comentario