jueves, 27 de noviembre de 2014







Que vuelvas tú.
Y que sea yo.

Y que le rompamos a la noche la magia que nos debe.
Y que desnudemos el olvido
al acariciarnos de nuevo.
Que sea tu boca
la que despierte mi lengua,
y que no haya más versos que los que yo escriba
entre la calidez de tus piernas.

Que vuelva yo.
Y que seas tú.







No hay comentarios:

Publicar un comentario