martes, 6 de enero de 2015

Imagen: Sara Justo Abal



No lo podemos evitar, ¿a qué no?
vemos una mecedora y nos sentamos.
Y nos dejamos ir. Y volver. lentamente. Ir y volver.
Y no sabemos porqué, pero sonreímos,
como si la infancia regresase para besarnos la frente,
o quizá fuese alguna abuela que nos ha echado mucho de menos -siempre hay una abuela dispuesta a no cansarse de repetírnoslo-
Y vamos.Y volvemos. Y vamos y volvemos.
Porque sí. Porque eso es todo, y de eso es de lo que se trata.






1 comentario:

  1. Porque de eso se trata. De vivir. De la mejor manera que podamos.

    :)


    Vas a llegar muy lejos artista! Lo sé!

    ResponderEliminar