jueves, 12 de marzo de 2015






Amor





Y que lo tuvimos, 
entre las manos
vestido de
ese estar juntos y crear,
imaginar bailes de palabras 
y sus combinaciones posibles,
y adornos,
e intensidades.
A nuestro deseo y vicio.

Como nunca antes,
ni para ti
ni para mí.

Y nos lo dijimos además,
porque nos quemaban las ganas en los labios.
Lo tuvimos entre las manos
pero se nos escapó, sí,
porque claro
uno no puede estar sosteniendo algo tan bonito
sin más,
porque hay día a día 
y prosa
y puertas que aún no se han cerrado
y esas cosas que nos etiquetan como humanos.
Humanos y torpes.
Y además,  incrédulos. Eso, por encima de todo.

Y lo dejamos ir.
Sin vuelta. 

Y eso
que
sin duda alguna
tú y yo,
lo tuvimos entre las manos.









2 comentarios:

  1. Ay, ese incrédulos duele mucho. ¿Incrédulos del amor?
    Bonito y que duele
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se trata de algo bueno para nosotros, solemos ser de lo más incrédulos, Anita mía...

      Eliminar