sábado, 7 de marzo de 2015











Cuando decides unirte a la travesía
de alguien que flota a la deriva y con chaleco salvavidas,
no te extrañes
si al final
acabas compartiendo naufragio en la misma tragedia.










No hay comentarios:

Publicar un comentario