domingo, 19 de abril de 2015






Carmen Quinteiro




Me regalaron una pizarra blanca con un rotulador naranja para la cocina del piso al que acabo de mudarme.

-Para anotar ya sabes, las cosas imprescindibles -me dijeron.

Y sí, está resultando de lo más útil: la tengo llenita de palabras que me gustan, de frases que leo o escucho y que me hacen vibrar, y de inicios de historias o de ideas que me asaltan a cada momento; vamos, ya sabes, las cosas imprescindibles, -tal y como me dijeron-.







No hay comentarios:

Publicar un comentario