jueves, 30 de abril de 2015








Cortarle las alas a un niño
es condenarle a ser un adulto con pánico a volar
y que sin embargo tenga la certeza de haber nacido para ello.















No hay comentarios:

Publicar un comentario