domingo, 31 de mayo de 2015








EFECTO CALEIDOSCOPIO


Y entonces aparece una voz amiga
que te escribe,
que te cuenta del bálsamo de tu libro
y que te da las gracias desde la emoción más intensa.

Y entonces, tú  también rompes a llorar,
porque ni sabes, 
pero sí deseabas,
necesitabas,
y soñabas,
con que algún corazón llegase también para acariciar el tuyo.

Gracias, Inés.









No hay comentarios:

Publicar un comentario