martes, 26 de mayo de 2015






LUNES DESPUÉS DE LAS ELECCIONES


Estamos en la asamblea a primera hora de la mañana.
Les pregunto: Bueno, ¿qué tal ayer? ¿cuántos de vosotr@s fuisteis a votar?

Se miran. Me encanta: esas caras de sorpresa, que les saca de sus tiestos, que les divierte, como si de pronto, su mundo se hubiese puesto patas del revés...con lo que a ell@s les gusta.

-Profe, es que nosotros no podemos votar...rápidamente me cuenta Mario que es un lince y siempre está a la que salta.

- Ah, ¿no? Mi cara de sorpresa les divierte. Luego me pongo algo más seria. ¿No os dejan...vaya, no lo sabía...y por qué?

Comienzan las primeras respuestas: como tantas veces, lo primero que cuentan es aquello de "no, es que los niños no pueden votar, porque no tienen mayoría de edad", es decir, las frases repetidas por los adultos como única justificación y argumento, que ni entienden ni comprenden pero que ayudan a salir del paso, y en este caso, a ell@s suponen que también para salir del "atolladero" en que les he metido.

-Pero hombre -vuelvo a la carga-, no sé, tendrá que haber otro tipo de razones, ... por lo que yo sé, aquí en clase mira que hacemos votaciones casi todos los días y veo que vosotros lo hacéis de maravilla...

Se hace un silencio breve -suele suceder así cuando una evidencia se pone sobre la mesa y les desordena algún que otro esquemita que ya habían asumido sin plantearse ni la más mínima duda-. Luego ocurre:

Cuando se les deja hablar, expresarse, dar su opinión y su punto de vista,simplemente es...una maravilla.

Leed sus respuestas. No tienen desperdicio: desde un "se creen reyes" hasta un fantasioso "hipnotizan a la gente, así roban", desgranan lo que perciben del mundo y de sus horizontes más sucios. 
No tendrán edad para votar, pero sí desde luego tienen un criterio, que más de un@ ya querría para sí.

Yo me quedo con lo que le pedirían a un alcalde o gobernante que fuese: BUENO, INTELIGENTE Y QUE NO ROBE. 

Ahí es nada.











No hay comentarios:

Publicar un comentario