miércoles, 15 de julio de 2015















A la cara, no.
Dímelo a la boca: mi lengua y yo llevamos tiempo deseándolo.













No hay comentarios:

Publicar un comentario