martes, 21 de julio de 2015







No subestimo el poder de las lágrimas: suelen conducirme al conocimiento , 
a la medida justa, 
a la talla exacta de lo que no deseo en mi día a día 
-en particular- y en el conjunto de mi vida
-en general-.








No hay comentarios:

Publicar un comentario