domingo, 23 de agosto de 2015









Que adoro el viento en la cara,
y desde que aprendí el cómo,
nunca he dejado de leer lo que me trae cuando se viste de tormenta.  




     









No hay comentarios:

Publicar un comentario