miércoles, 22 de febrero de 2017







El único temor es que la celda venga de dentro,
que el límite sea mi propio encuadre.

Por eso huyo -puedes verme-
saliendo del espejo,
corriendo lejos.

Que nunca es tarde
si se trata de una misma y de sonrisas.




Imagen: Juan Cella









No hay comentarios:

Publicar un comentario