sábado, 18 de marzo de 2017










Hoy,
que me levanto a flor de piel,
tan solo puedo regalarme instantes,
respirar hondo y no esperar nada más.


Hoy, que la vida va a pesar mucho
o a flotar ligerísima.


Filo cortante y caricia.


Veinticuatro horas
de andar descalza
y la mirada atenta de piel adentro.












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada