domingo, 19 de marzo de 2017

















Me gustas,
pero no todos los días,
que yo ando muy ocupada con lo mío y su desorden,
que tengo mucho catalogar,
preguntas,
dudas,
las páginas que aún me quedan por escribir
y los nudos en los que me enredo.


Te gusto,
pero no todos los días,
que los hay en  los que cuelgas el cartel de no molestar,
pliegas la escalera de caracol que lleva hasta tu puerta,
y desatas tu propia tormenta.


Me gustas
y los días pares te escojo,
me asomo a tu día a día
y te pido café y recreo.


Es una suerte que los días pares tú también me escojas
y me digas que sí.

Y nos sabe a gloria este descanso,
y desplegamos el sol para sentarnos cerca.


Somos de este tipo de historias que no salen en los cuentos.

























No hay comentarios:

Publicar un comentario