viernes, 13 de octubre de 2017

Foto: Cris Bernal






Me cuenta cosas, se ríe, va a buscar agua, vuelve y trae agua y más risas. De cuando en vez me dice que me quiere. Entonces la miro y sé que estoy en el instante preciso: el tiempo se detiene de esa forma necesaria y el tacto de la arena se hace caricia.


Marina. No pudieron escoger mejor nombre para ella. Ahí adentro caracolea a tiempos iguales, un mar feliz y una infancia.












No hay comentarios:

Publicar un comentario